¿Por qué Berrospe?Fundadora¿Quiénes somos?¿Dónde estamos?

El caserío Berrospe: Andoain (Guipúzcoa)

La casa de Berrospe ha pasado por tres fases a lo largo de su Historia.

  • Torre de defensa del territorio de la provincia de Guipúzcoa. (Siglos XII – XIV)
  • Palacio residencia de los señores de aquel apellido Berrospe. (Siglos XV – XVIII)
  • Caserío de labranza y casa de vecindad. (Siglos XIX y XX) cuando los señores se ausentaron para ir a vivir en la ciudad.

En el siglo XIX llega al caserío Berrospe una familia artesana, la de Juan Miguel Cipítria, el tejedor.
El 31 de Mayo de 1845 nace en Berrospe, Juana Josefa Cipitria y Barriola. Hoy, Santa Cándida María de Jesús, Fundadora de la Congregación de las Hijas de Jesús.

El caserío de Berrospe es donado a las Hijas de Jesús en 1929 por D. Juan Olazábal y Ramey. La figura de la Madre Cándida le atrajo y como signo de agradecimiento compra el caserío derruido de Berrospe para regalárselo a la Congregación.

En 1947 tuvieron lugar las fiestas de inauguración del caserío de Berrospe como casa natal de la beata Cándida María de Jesús.

El escudo de Berrospe  está dividido en dos mitades, de arriba abajo; “dividido en pal”, como dicen los heraldistas en su lenguaje técnico.

En la mitad izquierda del que mira, ostenta tres lobos andantes hacia la izquierda. El lobo es un animal común en la heráldica de las familias ilustres de Guipúzcoa.

En la mitad derecha, siete panelas que vienen a ser hojas de cierta planta acuática, hojas que semejan corazones. Las panelas son, posiblemente, símbolo de las Torres con fosos alrededor, que se llenaban de agua y en aquellas aguas se criaba la planta que tiene estas hojas parecidas a la forma de un corazón; Son rojas en recuerdo de alguna batalla que tiñó las aguas del foso que protegía a la “dorre-etxea” o casa-torre.

Era la divisa que el caballero de un linaje, en nuestro caso del linaje  Berrospe, llevaba en sus andanzas, bien en la rodela con que se protegía, bien en las gualdrapas del caballo que montaba, o bien en el gallardete que ondeaba el escudero que le precedía: Eran las divisas un atributo que acompañaba al caballero para darlo a conocer.

El escudo no se ostentaba en la casa de su propiedad, porque las casas eran de sobra conocidas y el colocar aquellas atributos en la fachada  podía constituir, en la época, hasta un insulto para la familia y linaje.

La M. Cándida, que tenía por nombre Juana Josefa Cipitria y Barriola, nace en Andoain (Guipúzcoa) el 31 de Mayo de 1845 en una familia humilde.

Siendo aún joven, deja su tierra para ir a trabajar a Castilla con el fin de colaborar en la economía familiar. Dotada de una gran sensibilidad hacia los más necesitados, las situaciones de cuantos viven cerca no le son indiferentes. Por eso, incluso con el riesgo de quedarse sin trabajo, dirá “donde no hay sitio para los pobres no hay sitio para mí”.

Su deseo de hacer lo que Dios quiere es el único motivo que mueve su vida. El 2 de Abril de 1869, en la iglesia de “El Rosarillo” en Valladolid, ante el altar de la Sagrada Familia le pide al Señor una vez más que le aclare cuál es su voluntad y

Dios con mayor claridad le expresa su deseo: “Fundar una Congregación con el nombre de Hijas de Jesús, dedicada a la salvación de las almas, por medio de la educación e instrucción de la niñez y juventud”.

Será en Salamanca, el 8 de Diciembre de 1871, cuando con otras cinco mujeres comience su aventura, sólo con la confianza que da el saber que lo que emprende es “lo que Dios quiere”. De esta manera y con el nombre de Cándida María de Jesús, esta mujer de poca cultura y pocos medios materiales funda la Congregación de las Hijas de Jesús en una de las ciudades universitarias más importantes del siglo XIX. La exclusión de la mujer y de las clases económicamente débiles de los ámbitos de la enseñanza mueven a la Madre Cándida a iniciar este camino.

Y muy pronto lo que comenzó en Salamanca se extiende por toda la geografía española. Más tarde, el 3 de Octubre de 1911 salen las primeras Hijas de Jesús para Brasil, haciendo realidad su sueño: “Al fin del mundo iría yo en busca de almas”. El 9 de Agosto de 1912 muere en Salamanca la Madre Cándida, mujer sencilla y valiente que hizo de su vida una constante entrega a la voluntad de Dios.

congregacionhijasdejesus

Somos un grupo de mujeres que hemos llegado a encontrarnos por caminos diversos. Diferentes por origen familiar, por cultura, gustos y edades, tenemos, sin embargo algo que nos une: deseamos seguir a Jesús en respuesta a una llamada que cambió nuestra vida y que ha ido trasformando nuestra manera de entender toda la realidad.

Nos llamamos Hijas de Jesús. Este nombre significa para nosotras tener mucho que ver con Jesús, ser de su grupo, pertenecer a su comunidad, seguirlo como discípulas. Ser Hijas de Jesús es estar con Él, contemplar la vida con su mirada, intentar vivir como Él vivió, tratar a la gente como Él la trató, escuchar, perdonar y levantar a las personas como Él lo hizo, buscar con pasión, como Él, que se cumpla lo que Dios quiere para este mundo, su sueño sobre la humanidad.

Nuestra familia religiosa se siente especialmente llamada a vivir en una actitud filial hacia Dios como Padre, caracterizada por la confianza, la seguridad en su amor incondicional, la alabanza. Ese rostro de Dios que contemplan les invita a la fraternidad con todos, la gratuidad, la sencillez, la alegría.

Hoy, la Congregación está presente en 18 países, al servicio del prójimo y con especial atención a los más necesitados.